Buenos Aires se convirtió en la mejor ciudad para estudiar de Iberoamérica.

Trepó 17 puestos en un año y por primera vez superó a Barcelona y Madrid. Más de 61 mil jóvenes llegaron en 2017.

 

Madrid, Barcelona y Lisboa tendrán sus encantos, la ventaja de estar en Europa y más cerca de los centros académicos más relevantes. Sin embargo, a la hora de elegir ciudades para estudiar, la que se impuso fue Buenos Aires, que este año trepó 17 puestos en el ranking QS y se ubicó como “la mejor de Iberoamérica” para estudiantes universitarios.

Llegó al puesto 25 de esa clasificación global, por encima de otras ciudades de Latinoamérica, España y Portugal. Y si bien hace 5 años lidera el ranking a nivel latinoamericano, por primera vez logró superar a Barcelona y Madrid. Ninguna otra ciudad, de las que están en el top 50, creció tanto.

El ranking QS es realizado por la consultora británica Quacquarelli Symonds. Para elaborarlo toman en cuenta diversos parámetros como el nivel académico de las universidades que hay en una ciudad; la cantidad y diversidad de estudiantes; así como lo deseable y accesible que resulta desde el punto de vista económico. Lo hacen sobre la base de datos objetivos de las universidades y también con encuestas de percepción a 50 mil estudiantes.

“Buenos Aires subió principalmente debido a la mejora en cómo los estudiantes evalúan la experiencia en la ciudad y si se quedarían tras graduarse. Quedó décima en ese indicador a nivel global. También se destaca en las perspectivas laborales que presenta tras la graduación”, le dijo a Clarín Jack Moran, de QS.

Pero los resultados también muestran que Buenos Aires es una ciudad “cara”. Quedó en el puesto 101 en “accesibilidad económica”. Ese fue su punto más flojo.

A nivel global la Ciudad pasó del puesto 42 al 25. En Iboeroamérica quedó por delante de Barcelona (puesto 31), Madrid (32), Lisboa (50), México (51), Santiago de Chile (62), San Pablo (69) y Bogotá (73). Entre las primeras 10 de Iberoamérica, la única que creció este año fue Buenos Aires.

Londres lidera por primera vez el ranking, para el cual fueron consideradas 489 universidades de más de 100 ciudades. Le siguen Tokio, Melbourne y Montreal. Quizás por el “efecto Trump”, por primera vez ninguna ciudad de Estados Unidos aparece entre las 10 mejores para estudiar. Boston continúa siendo líder en ese país, pero bajó del puesto 8 al 13.

Más de 61 mil estudiantes internacionales llegaron a la Ciudad en 2017 con el objetivo de estudiar por menos de un año, en programas de intercambio, posgrados, maestrías o cursos cortos. Esos jóvenes, considerados por el gobierno porteño como “turistas de estudio”, gastaron cerca de 169 millones de dólares en su estadía, según el Indec, 25% más que en 2016.

El año pasado, la Ciudad firmó un convenio con 22 universidades, entre ellas la UBA, para potenciar la llegada de estudiantes. Lo hizo en el marco del programa “Study Buenos Aires”, que les brinda a esos jóvenes unas cuantas facilidades, sobre todo para los primeros días como un “kit de pre arribo” que incluye una línea gratuita para el celular, una tarjeta SUBE y una tarifa especial en hostels para las primeras noches. Quieren llegar a los 100 mil estudiantes en 2021.

También les organizan actividades, desde culturales y de entretenimiento hasta visita de negocio (a empresas) y políticas (al Congreso y la Legislatura). Más de 25 mil chicos ya participaron de esas actividades.

“Recibimos estudiantes de todo el mundo que vienen a hacer un semestre de intercambio. La mayoría son europeos, aunque vienen de todos los países. El ambiente de la UBA más el de la Ciudad los atrae. Lo más positivo es que estos jóvenes van a terminar sus carreras en Europa y se convierten en una referencia importante para la UBA y para el país”, dijo el rector de la UBA Alberto Barbieri en una entrevista con Clarín.

Alfredo Fragueiro, titular de Study BA, explicó que están trabajando para ampliar este año esos beneficios. “Los estudiantes encontrarán los kit de pre arribo en un locker en Ezeiza. Además, estamos buscando un espacio donde todos puedan encontrarse y lanzaremos un sitio web con toda la oferta”, dijo.

“La movilidad de estudiantes internacionales distingue hoy a las ciudades, dinamiza la circulación del talento y la producción de conocimiento”, agregó Fernando Straface, de Relaciones Internacionales de la Ciudad.

Consultado sobre si la actual crisis económica puede influir en estos buenos resultados, Fragueiro dijo que está demostrado que la demanda de estos estudiantes internacionales es “inelástica”. “La ciudad tiene un activo académico, una diversidad cultural y una oferta gastronómica que exceden lo coyuntural. Los jóvenes que llegan no están pendientes del tipo de cambio”, afirmó.

Fuente: Clarín